UNA OPCIÓN CADA VEZ MAS REAL DE COMPRA

Hoy en día por todos es conocido el aumento considerable en las ventas de este tipo de vehículos, si bien es cierto nunca está demás saber que, pese a la aparente nueva  incorporación al mercado de esos vehículos, la circulación de éstos y su construcción ya deriva del siglo XIX, allá cuando Robert Anderson, inventor escocés, desarrolló  el primer vehículo eléctrico puro.

Fueron los franceses Gaston PlanteCamille Faure, y la Detroit Electric Car, quienes comenzaron a producir vehículos eléctricos, ya en aquel entonces  se dice que los vehículos podían alcanzar hasta 130 km/h.

Sin embargo, factores como el desarrollo del motor de combustión, la aparición de cadenas de montaje norteamericanas y la bajada del precio del petróleo, junto con la Primera Guerra Mundial hicieron que desapareciera dicha producción.

Posteriormente y motivado por la escasez de combustible, la firma automovilística Peugeot, en el año 1941, en plena Segunda Guerra Mundial fue una de las primeras en lanzar al mercado un coche eléctrico, nuevamente sin éxito alguno y, en torno a 1930,  había desaparecido casi por completo de nuevo, la industria del automóvil eléctrico.

El elevado precio del combustible y factores medioambientales hacen que se abra de nuevo este desaparecido mercado y se plantea el vehículo eléctrico como un futuro candidato para la respetar el medio ambiente, la sostenibilidad y el ahorro no solo económico, sino energético.

Por todos es sabido que la venta de vehículos “enchufables” bien sean vehículos eléctricos (VE) o híbridos enchufables (PHEV) está en continuo crecimiento y el número de matriculaciones por año sigue en continuo crecimiento. La mejora en cuanto su autonomía,  sus prestaciones y que los precios ya no son tan elevados como los de antaño,  lo convierten en una opción muy válida para un número cada vez mayor de conductores.

Ciertas comunidades como la de Madrid dentro de su plan de Movilidad Urbana Sostenible está fomentando la compra de estos vehículos mediante ayudas económicas, algo que facilita su adquisición.

Son ya muchas las ventajas, que hoy en día nos ofrece un coche de estas características, a continuación enumeramos alguna de ellas:

  • Recarga automática, se recargan cuando están parados y durante el desplazamiento del vehículo (frenado).
  • Son menos contaminantes. Eliminan o disminuyen considerablemente las emisiones de CO2. Se alimentan de una fuente de energía renovable y sostenible.
  • Son más silenciosos y no producen vibraciones.
  • Accesibilidad gratis en grandes ciudades.
  • Perfectos como coche urbano. Son ideales para moverse por la ciudad
  • Ahorro económico no solo en combustible, también en impuestos y en mantenimiento por su simplicidad mecánica

Si lo que buscas es un vehículo eléctrico, no lo dudes, Tu eliges, decides y nosotros te ayudamos!

QUIERO IMPORTAR UN COCHE DE ALEMANIA